ACTUALIDAD

Gynelase en las edades de la mujer

Las consultas ginecológicas no son como hace años en lo que se refiere especialmente a cuestiones de gino-estética. Las mujeres de hoy, cuya esperanza de vida es de 80 años en nuestro a país, buscan soluciones a la sequedad vaginal, la pérdida de elasticidad o la incontinencia urinaria por bienestar propio y porque muchas mantienen actividades físicas y relaciones de pareja.

 

La recuperación de la función vaginal es posible: El láser de CO2 fraccionado Gynelase  produce un efecto térmico que estimula la producción de colágeno en las células y en el tejido vaginal:

  • Se reduce su diámetro.
  • Se recupera el tono y lubricación de la vagina.
  • Se reconstituye el ph vaginal y el control de la fuerza en la vagina.
  • Se recoloca la uretra para impedir pérdida de orina.
Recuperar el suelo pélvico

Podría confundir su nombre, pero no es rígido ni duro el conjunto de músculos que tapizan la parte inferior de la pelvis. El “suelo pélvico” o periné es flexible y tiene capacidad de adaptarse durante los embarazos al crecimiento de la criatura. Embarazos y partos están detrás de esta disfunción de la musculatura que provoca en mujeres jóvenes, problema variopintos que se van a agravando con el paso del tiempo. Tras un parto vaginal, la musculatura tiene que recuperarse haciendo ejercicios antes y durante el embarazo.

La mala conservación de estos músculos no siempre obedece a los partos o la edad. Hay mujeres no tan maduras que por el tipo de vida sedentaria que llevan, necesitan también recuperar tonicidad en esta musculatura esencial para entre otras disfunciones:

  • No sufrir incontinencia de esfuerzo (pérdidas de orina con toses o estornudos).
  • Incontinencia de urgencia (ganas incontrolables de orinar).
  • Descenso de órganos como la vejiga, el útero o el recto –asociado o no a la incontinencia.
  • Molestias en las relaciones sexuales debido a partos traumáticos o episiotomías.
Hiperlaxitud vaginal

La pérdida de elasticidad en los músculos y ligamentos de la pelvis son producto de los cambios de dimensión que se suceden, en el exterior e interior del canal vaginal, a causa de los partos vaginales y otras de origen genético. La hiperlaxitud vaginal produce durante las relaciones sexuales una reducción de la sensibilidad. La solución a este problema la buscan mujeres de 45 a 50 años que han tenido varios partos, tras los cuales su vagina ha quedado ampliada y sin tono; son mujeres con una buena respuesta orgásmica, personas que disfrutan del sexo y que no quieren renunciar a él. La resignación de otras épocas se sustituye ahora por la búsqueda de procedimientos no invasivos que pasan también por una reconstrucción estética del pubis y si sobresalen, retoque de los labios menores para dejarlos como los de una mujer más joven.

foto05

La solución tradicional y quirúrgica de reducir los músculos elevadores y transversales del perineo y las fascias para rejuvenecer la vagina, se desplaza ahora por las ventajas que ofrece Gynelase y su tecnología láser de CO2 fraccionado: tratamiento ambulatorio, sin sangrado ni anestesia, preciso y seguro para la mujer.


02-06-2015