ACTUALIDAD

chica intermedic

Cuidar la piel de escote y senos con la radiofrecuencia ContrÂge™ RF

 

El escote es una de las partes del cuerpo de la mujer que concentra mayor atractivo, pero que también necesita más atención. La piel de esta zona es muy delicada y puede envejecer de forma prematura, si no se le prestan los cuidados adecuados. Arrugas, flacidez, manchas o descolgamiento son algunos de los signos que reflejan el paso del tiempo de esta zona. Además de prevenirlos con ejercicios específicos, mucha hidratación y protección solar, hoy en día hay tecnologías como la radiofrecuencia ContrÂge™ RF, que reafirman y devuelven de forma cómoda y sin cirugía el tono y la textura perdidas a la piel. El objetivo: lucir un escote de escándalo.

A partir de los 30 años, la piel empieza a perder su capacidad de producir colágeno y elastina. La piel ya no tiene la tersura y sostén de la adolescencia. Pero ¿por qué este envejecimiento prematuro?


Causas y signos de envejecimiento del escote

La piel del escote tiene unas características fisiológicas que la hacen más sensible que la de otras partes del cuerpo, frente a factores externos y al envejecimiento natural. La dermis de esta zona tiene pocas glándulas sebáceas y su cantidad de melanocitos es limitada. Esto hace que la piel se deshidrate más deprisa y sea más vulnerable a la exposición solar. Otro factor clave es la menor cantidad de fibras de colágeno de esta zona, que junto al peso que tiene que soportar, hacen que la piel pierda su capacidad de sostén natural, se descuelgue y se vuelva flácida.

Al ser más fina y sensible que la del rostro, la piel del escote necesita cuidados muy específicos que la hidraten, la redensifiquen y eviten la pérdida de

  • Falta de elasticidad y pérdida de densidad de la piel. La genética, el paso del tiempo, la deshidratación, el tabaco y un exceso de exposición solar son factores que favorecen la pérdida de colágeno y elastina en la dermis. Esto hace que la piel pierda colágeno, se vuelva muy fina, frágil y vulnerable.
  • Arrugas y estrías. La deshidratación, la falta de colágeno, junto con los cambios de peso y hábitos posturales como dormir de lado, son los principales desencadenantes de la aparición de arrugas y estrías verticales, que pueden prevenirse con tecnologías como la radiofrecuencia.
  • Flacidez y descolgamiento. La pérdida de elasticidad de la piel y la falta de tono muscular provocan flacidez y descolgamiento de los senos que hoy en día, también se pueden combatir con radiofrecuencia de última generación como ContrÂge™ RF.
  • Manchas y fotoenvejecimiento. Usar cremas de protección solar adecuadas y evitar la exposición excesiva al sol son las mejores armas para prevenir la aparición de manchas en el escote.

La clave para evitar muchos de estos signos de envejecimiento está en conseguir reactivar la síntesis y producción de colágeno, para que la piel recupere la vitalidad y tersura desde el interior. La tecnología de radiofrecuencia ContrÂge™ RF consigue promover esta renovación del colágeno en la dermis, activando mediante un efecto térmico los fibroblastos productores de estas fibras. La mejora de la textura y la densidad interna de la piel se refleja en el exterior en un aspecto revitalizado del escote.

Estimular el colágeno con RF: la clave de un escote 10

escote intermedic

INTERmedic ha desarrollado un sistema específico con tecnología de última generación para estimular la regeneración del colágeno en la zona de cuello, escote y senos: la radiofrecuencia ContrÂge™ RF. Se trata de un sistema efectivo, cómodo, sin efectos secundarios, ni incapacitación, que devuelve la tersura y turgencia a la piel, sin necesidad de cirugía.

Contrâge™ RF dispone de un módulo de tratamiento especialmente diseñado para reafirmar la piel del escote –el modo BREASTUp–, que funciona mediante radiofrecuencia monopolar y un tip de tratamiento con forma de media luna que se adapta a las sinuosidades de la zona superior de los senos.

El tratamiento de radiofrecuencia mejora la flacidez y estimula la producción de colágeno, mediante un calentamiento selectivo y profundo del tejido que puede regularse en intensidad. Este efecto térmico remodela las fibras de colágeno ya existentes y estimula la neocolagénesis o proceso de producción de nuevo colágeno. El escote recupera firmeza y la piel se alisa y se contrae, mostrando un aspecto mucho más rejuvenecido. El resultado se aprecia desde las primeras sesiones. El efecto es duradero y, además, mejora con el paso del tiempo.

 

Equipo INTERmedic

 

Share Button

17-12-2014